Por Eduardo Ibarra

 La llamada corrida cambiaria de mayo fue explicada por algunos economistas de la ortodoxia liberal como consecuencia de la intervención del Jefe de Gabinete Marcos Peña, al indicarle al entonces presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, que bajara las tasas de interés a fin de incentivar el consumo y con ello aplacar un poco la situación social.  Conjuntamente con esta explicación coyuntural centran  sus críticas, de índoles sistémicas, al gasto del Estado frente a la excesiva carga tributaria. Sigue leyendo