El tabacal se niega a morir

Por Edgardo Puca

Tabacal tiene una historia escrita con el sudor y la sangre de los obreros y la corrupción de los gobernantes y administradores, es una forma de construir empresas, es lo que se quiere esconder bajo la alfombra esta forma de hacer política se niega a morir.

La empresa Seabord Corporation  gestiona el Ingenio San Martín del Tabacal desde el año 1996 bajo el nombre legal Tabacal Agroindustria y Alconoa, a principios de este año informó que fusionaría ambas empresas en Seaboard Energías Renovables y Alimentos. ¿qué hay detrás de este simple cambio de nombre?

La inocencia de un cambio de nombre desata la esencia de lo que no se ve a simple vista. Molesta una empresa que cumple 100 años, después de 25 años de explotar  estas  72 mil hectáreas,  exprimiendo su dulce jugo, quiere que nos olvidemos de su historia.

De ese nombre que nos trae el recuerdo de abuelos migrantes, quieren que nos olvidemos como estafaba a los caciques prometiéndoles un pago y a la hora cobrar el Tabacal no lo respetaba como aquella vez que con la dignidad el cacique volviendo para Formosa con sus bravos fueron masacrados por la gendarmería en Rincón Bomba[i].

Braceros acosados por el miedo al familiar, obreros sin oídos ni olfato despojados por el ruido y el olor, cocinados en el campo por el sol abrasador y en la fábrica doblemente por el calor de las maquinas. Padres que se asentaron en las colonias donde de niños conocimos las primeras letras en las escuelas, luego desalojadas expulsados a los barrios bajos de las hacinadas ciudades.

Vimos como las tercerizadas engordan, que compiten por tener más empleados con menores sueldos, de sangre de obreros  que viene recibiendo la empresa centenaria, deja sin ropa sin logo de los  precarizados.  Quieren que nadie te nombre Tabacal,  identidad cultural despojada menospreciada  cambiada por un vocablo inglés. Para establecer una nueva fonética una nueva identidad para marcarnos quienes son los amos y que sea cotidiana el sonido del látigo colonial. Quieren que nos olvidemos de 100 años de lucha, de resistencia y de dignidad de los obreros del Tabacal defendiendo la fuente laboral conquistando derechos, organizando sindicatos y asociándose con los sindicatos azucareros de todo el país luchando por las tierras para la comunidad Tinkunacu y solidarizándose con los mineros y agrarios y petroleros.

La inocencia del cambio de nombre desnuda además una última deuda[ii], y muestra el modo con la que operaron para encubrirla, raudos veloces negociaron con la gobernación que dispuestos a perdonar deudores como representando un acuerdo previo, los ministros salen a justificar el chantaje “si no se hace el cambio de nombre peligra la producción” la empresa acuerda con el patrón de estancia provincial no con la intendencia que ya creía tener  en el bolsillo.

Reeditando la forma de actuar que tenía el fundador del Tabacal Robustiano Patrón Costas de tomar préstamos en el banco Nación en la época del presidente Irigoyen y no pagarlos, pedir excepción de pago por dar trabajo a miles de braceros, sistemáticamente pedir préstamos y subvenciones tantas que fueron una de las causales de la quiebra del Banco Provincia de Salta, cuando  los peones desaparecían había que echarle la culpa al Familiar[iii].

Aprovechando que Patrón costas fue  Gobernador de Salta y luego sucesivamente Senador provincial y nacional, sentado de las dos partes del mostrador se concedía permisos contrariando leyes, desviando los cursos de agua tomando las aguas del río Pescado para que no le falte agua a la caña, como nadie podía transitar por sus territorios aprovecha para verter residuos industriales así contaminar los ríos, provocando mortandad de peces, y el ambiente total comprando al gobierno al igual que hace con los medios de comunicación.

Tabacal tiene una historia escrita con el sudor y la sangre de los obreros y la corrupción de los gobernantes y administradores, es una forma de construir empresas, es lo que se quiere esconder bajo la alfombra esta forma de hacer política se niega a morir.


 

[i] Hecho conocido como la Masacre Rincón Bomba en 1947, cuando cientos de familias pilagás, que migraban a trabajar desde Formosa a los ingenios azucareros del norte, fueron masacrados por la Gendarmería Nacional.

[ii] Respecto a los tributos que la empresa debe pagar a la Municipalidad de Hipólito Yrigoyen: a través de un convenio se resolvió cobrarle $2.900.000 en concepto de deudas con el Municipio de 2011 a la fecha, cifra totalmente corrompida ya que sólo en 2018 la deuda de Seabord fue de $3.500.000.

[iii] El familiar según Eduardo Rosenzvaig: . “Los peones estaban capturados de por vida por sus deudas, entonces la única forma que tenían de dejar el ingenio era fugándose. Los patrones tenían hombres armados que trataban de impedirlo; cuando agarraban algún fugitivo lo mataban para dar el ejemplo. Para que eso funcionase en la psicología de los peones se crea el mito: que en las noches de luna (llena) sale el Familiar. Y que el Familiar hace desaparecer -esa es la palabra que usaban- al peón más rebelde”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: