19 C
Salta
martes, diciembre 1, 2020

“ACOMPAÑANDO A LAS MASAS PERONISTAS” (AL ABISMO)

Por Leandro Gamarra

Al gobierno de los Fernández ya no le pedimos que expropie Vicentín o que saque por decreto el impuesto a la riqueza.
Lo que le pedimos a esta altura del partido es que por lo menos controle el precio del kilo de limones, o de la docena de huevos, cada vez más lejos del alcance de los bolsillos del trabajador.
No es chiste. Porque si lo analizamos con profundidad en este marco de pandemia mundial provocada por un virus, es un verdadero disparate que un asalariado no pueda asegurarse algo tan básico como la posibilidad de incorporar a su metabolismo y al de su prole una buena dosis de vitamina C y de proteínas a través de los alimentos que él mismo produce. Máxime en un país donde el suelo produjo, sólo en 2019, 134 millones de toneladas de cereales y oleaginosas a un valor de mercado, incluyendo subproductos de U$S 33.962 millones. Las penas son de nosotros, los commodities ajenos…
Pero caramba, qué vamos a pedirle a un gobierno que sin la más mínima vocación de parársele de manos al gran capital, ha dejado librada a los caprichos del dios mercado la suerte de millones de laburantes, en su mayoría precarizados y sin cobertura sanitaria, obligados a enfrentarse cotidianamente con la posibilidad de contagio a cambio de un salario que no alcanza para nada, o de una miserable changa.
Porque ya no es el virus. Digámoslo de una buena vez, Alberto ya no puede parar ni un taxi.
No somos astrólogos o iluminados, nos bastó con razonar con instinto y conciencia de clase para adelantarnos hace un poco más de un año a la fecha, cuando advertimos a propios y ajenos que éste iba a ser un gobierno de ajuste y represión. No hay que ser un cráneo para saber cómo puede llegar a desenvolverse el bloque bonapartista del esquema republicano burgués, en este caso representado por el menage troi Alberto-Cristina-Massa, cuando quien lo antecede en la administración del Estado no le deja ni un cobre para hacer política, o para crear la ilusión populista de una supuesta redistribución de la riqueza. No señores. Cuando ya no hay soja a 600 dólares la tonelada, o cuando el capitalismo global todavía está tratando de reponerse de la crisis de 2008, (más la crisis que se viene), el populismo, como siempre ocurrió en la historia, se saca la máscara y muestra sus colmillos de clase y su poca afición a afectar la renta de los que más tienen.
En este panorama de devastación, el pasado 29 de octubre sucedieron dos hechos, uno notorio, el otro no tanto, que definen de un modo categórico las políticas antipopulares de este Golem de la continuidad macrista llamado “Frente de Todos”.
Detrás de los hechos ominosos de la triste madrugada en Guernica, donde las fuerzas represivas al mando del patético dúo Kicillof-Berni apalearon, e incluso balearon a mujeres, niños y hombres desarmados (hecho que fue festejado por el mismísimo Eduardo Feinmann en su programa de radio), se conoció la noticia en los ámbitos de las finanzas que los bonos de la deuda argentina ya están cotizando como cotizaban antes del último canje. Traducido para aquellos que con razón, sienten que los movimientos de las finanzas son un jeroglífico: luego del anuncio con bombos y platillos del último canje con quita de intereses, a poco menos de 4 meses la Argentina se halla nuevamente ante la posibilidad de un default, es decir, a las puertas de un nuevo cambio de papelitos de deuda. Sin contar las duras medidas que se están negociando entre penumbras con la “muy sensible titular del FMI porque vivió de niña la pobreza de un país comunista” – según el presidente.
Lo explica incluso el economista burgués Julián Yosovitch: “Cuando se valúa al bono por su paridad, lo que se comienza a hacer es determinar cuánto va a valer el nuevo bono a ser entregado en canje como resultado del proceso de reestructuración, o bien, lo que ese bono te va a permitir recuperar luego de la reestructuración. Dicho de otra manera, se trata de un valor de recupero y en el cual el mercado especula cuánto va a valer cada uno de esos bonos cuando los mismos no sirvan para otra cosa, sino que para ser canjeados por los nuevos bonos que serán entregados en la Reestructuración de la deuda”.
Es que más allá de las proclamas y las consignas nac&pop, los que saben mejor que nadie que la deuda argentina es impagable, son los mismos usureros. Y para eso cuentan con gobiernos como éste, o el de Macri, que arbitran todo el tiempo a favor de sus intereses, ya sea emitiendo y colocando deuda intra-estado, o yéndole a pedir la escupidera a los organismos financieros internacionales cuando ya no queda un sólo peso más para financiar la administración del Estado Burgués. Siempre diseñando esquemas de reestructuración permanente que no hacen otra que perfeccionar el sistema de Deuda Perpetua instalado a sangre, fuego, tortura y desapariciones por la dictadura hace casi ya 45 años. Esa es la verdad de la milanga. Todo lo demás es cartón pintado. O dicho de un modo más marxista, esa es la realidad efectiva que se oculta detrás las apariencias y las supuestas “buenas intenciones” del bonapartismo.
Seguir sosteniendo lo contrario, tratando de disimular lo que a ojos vistas de todo el planeta es una nueva demostración de las limitaciones del sistema político del capitalismo para resolver los problemas de fondo de las y los trabajadores, es seguir postrando a la militancia ante el hecho irreversible de un fracaso histórico sin precedentes. Del que por supuesto, los dirigentes que llevaron al PC a formar parte de un gobierno que ajusta, reprime y asesina, ya son y serán los exclusivos responsables.

Últimas noticias

REQUIEM PARA NOSOTROS MISMOS

Por Alejandro Szwarcman Qué difícil. Los compañeros, los amigos, que creen que a uno le brotan así porque sí las palabras, me han pedido que...

UN VIAJE POR LA LIBERTAD DE FACUNDO MOLARES [CRÓNICA]

Por Leonardo Rosales El domingo 9 de noviembre partimos desde Jujuy, rumbo a la Quiaca con el camarada Ignacio Mauriño, para participar del acto que...

REVOLUCIÓN O CLAUDICACIÓN POLÍTICA

Apuntes acerca de la naturaleza del poder. EDITORIAL DE CENTENARIO: NOVIEMBRE 2020 Hace unos días, los revolucionarios de todo el mundo conmemoramos el 103° aniversario de...

HABLEMOS CLARO: ¿QUIÉN MIERDA ES EL FMI?

(Una guía para principiantes)  Por Leandro Gamarra  Un “mundo” taimado y traidor Cuando yo era chico, mi viejo solía escuchar un tango que inevitablemente, y contra su...

Noticias relacionadas

REQUIEM PARA NOSOTROS MISMOS

Por Alejandro Szwarcman Qué difícil. Los compañeros, los amigos, que creen que a uno le brotan así porque sí las palabras, me han pedido que...

UN VIAJE POR LA LIBERTAD DE FACUNDO MOLARES [CRÓNICA]

Por Leonardo Rosales El domingo 9 de noviembre partimos desde Jujuy, rumbo a la Quiaca con el camarada Ignacio Mauriño, para participar del acto que...

REVOLUCIÓN O CLAUDICACIÓN POLÍTICA

Apuntes acerca de la naturaleza del poder. EDITORIAL DE CENTENARIO: NOVIEMBRE 2020 Hace unos días, los revolucionarios de todo el mundo conmemoramos el 103° aniversario de...

HABLEMOS CLARO: ¿QUIÉN MIERDA ES EL FMI?

(Una guía para principiantes)  Por Leandro Gamarra  Un “mundo” taimado y traidor Cuando yo era chico, mi viejo solía escuchar un tango que inevitablemente, y contra su...